Para qué sirve?

 ¿Cómo el alimento más pobre, reservado a los caballos y a los colchones se ha convertido en un tesoro para la salud y en un arma irrefutable en la lucha contra el sobrepeso?

Los anglosajones han aprendido a conocer el salvado de avena y a utilizarlo en el plano médico.

Aparece por primera vez en la literatura científica en estudios americanos que prueban su acción benéfica sobre la reducción del colesterol.

En 1980, al divulgarse el estudio, la aceptación de este producto es tal que se agota en el país en tan sólo unas semanas.

 ¡El New York Times habla de la “Oat-Bran-Mania”!

 

Acciones sobre nuestro organismo

• Reducción del colesterol.

• Prevención de la diabetes al reducir el índice glicémico del bolo alimenticio.

• Protección contra el cáncer de colon y de recto.

• Acción benéfica en el tránsito intestinal.

¿A qué se deben estos beneficios para nuestra salud?

A sus fibras, ricas en moléculas β-glucanos, que le confieren dos acciones que ejercen los siguientes efectos:

1. Acción de saciedad en el estómago

Ya desde su ingestión, el salvado de avena se impregna de saliva y llega al estómago donde comienza a llenarse de agua. Una cucharada sopera de salvado de avena absorbe 25 veces su volumen, generando una sensación de plenitud y un efecto rápido de saciedad.

 2. “Secuestro” de calorías en el intestino

Cuando el salvado transita mezclado al bolo alimenticio, por el ataque químico de los ácidos gástricos, de la bilis y del jugo pancreático, se convierte entonces en una papilla en la que el salvado de avena despliega todo su poder adelgazante. ¿Cuál es la ventaja?

« Organizar tranquilamente, una pérdida en vuestro sistema digestivo. » respondía el Dr. Pierre Dukan en una reciente conferencia de prensa. « No sólo engaña al colesterol, frenando la penetración de los azúcares rápidos sino que perdiendo una cantidad de calorías que habríais asimilado en ausencia del salvado de avena. »

¡Cuidado! No todos los salvados de avena valen.

Las virtudes medicinales del salvado de avena se basan en dos parámetros : la moltura y el cernido.

La moltura, se trata de la intensidad con la que el salvado se muele, siendo responsable del tamaño de la partícula de salvado de avena. Para cada una de las tres molturas existentes, exite una simple y una bis.

El cernido, es el tamizado que separa el salvado de la harina. Cuando más se ha cernido el salvado, más puro y eficaz se vuelve.

Han de buscarse siempre índices óptimos de moltura y cernido que reunidos componen el índice global M2bis-B6C.

Fuente: http://www.dietadukan.es