Salvado de Avena NATURE en la dieta para la diabetes

Salvado de Avena en la dieta para la diabetes

Salvado de Avena en la dieta para la diabetes

Existen dos tipos de diabetes y su diferencia es la dependencia o no de la insulina.

• Tipo I – Insulino Dependiente (medicado con insulina)
• Tipo II – Insulino Independiente

Diabetes Insulino Dependiente TIPO I

El diabético tipo I debe respetar rigurosamente los horarios de cada comida durante el día. A su vez, esos horarios estarán distribuidos según el tipo de insulina y su pico de acción. Por tanto, no es aconsejable que saltee ninguna comida o cambie bruscamente sus horarios de alimentación.
Así mismo, el total de hidrato de carbono diario consumido se recomienda esta distribuido de la siguiente forma:
• 1/7 al desayuno,
• 2/7 en el almuerzo,
• 1/7 en la merienda,
• 2/7 en la cena,
• 1/7 colación que debe reforzar el pico de acción insulínico. (puede coincidir con cualquier otra comida complementandola).

Diabetes Insulino Independiente TIPO II

Debe tener especial cuidado en distribuir en forma pareja la cantidad total de hidratos de carbono consumidos por día en cada comida. Es decir, todas las comidas deben tener igual cantidad de carbohidratos.
Las dietas para diabéticos deben tener en cuenta valores que deben respetarse al momento de combinar los alimentos. Estos son los que hacen a la fórmula calórica en la distribución de hidratos de carbono, proteínas y lípidos.

Para estos casos es muy importante respetar la distribución adecuada de los nutrientes, en 50% de carbohidratos, 15% de proteínas y 30% de grasas.

Del total de carbohidratos consumidos, debe cuidarse que el 70% pertenezca al grupo de los complejos. Además es aconsejable el consumo de 30 a 40 gramos/día de fibra soluble (salvado de avena) ya que disminuye los niveles de azúcar en sangre.

Tanto para esta dieta como para cualquier tipo de alimentación es sumamente útil tener en cuenta los consejos para una buena alimentación

El Salvado de Avena es un complemento excelente para la diabetes

Su fibra regula los niveles de glucosa en la sangre y protege la salud del corazón.

El salvado de avena se extrae de la cáscara del grano de avena, y está compuesto de fibra soluble e insoluble. Es menos habitual en las tiendas de dietética que el salvado de trigo, pero más asimilable y fácil de digerir.

Tiene además unos efectos específicos de la avena, que no poseen otros cereales: reduce el riesgo cardiovascular como complemento a dietas bajas en grasas saturadas y colesterol, y compensa las subidas de glucosa en personas con diabetes tipo II. También inhibe la absorción de grasas y previene la formación de cálculos biliares, reduce el riesgo de cáncer de colon y ayuda en caso de síndrome de colon irritable, diverticulosis y enfermedad inflamatoria intestinal.

Su mecanismo de acción no difiere mucho del de la fibra de otros cereales, pues reduce la absorción del colesterol y los ácidos biliares. Contiene betaglucanos (o goma de avena), una fibra soluble que, al incrementar la viscosidad de los alimentos y limitar la absorción de azúcares, reduce los niveles máximos de glucosa en la sangre, con lo que resulta muy beneficioso en pacientes con diabetes. También aumenta la sensación de saciedad.

El consumo del Salvado de Avena es muy seguro, pero puede interferir ligeramente en la absorción de calcio, por lo que las personas que necesitan ingerir más cantidad de este mineral deberán aumentar ligeramente los alimentos ricos en calcio.

La alimentación sugerida para los diabéticos:

• Lácteos descremados
• No más de tres huevos por semana.
• Carnes desgrasadas (ave sin piel, vacuna sin grasa, pescados no fritos).
• Todo tipo de hortalizas del *grupo A y del B.
• Una porción diaria de hortalizas del *grupo C, o reemplazarlas por igual cantidad en peso cocido (después de la cocción) de harinas, cereales o pastas.
• Todo tipo de frutas.
• Legumbres en reemplazo de los cereales.
• Máximo 70 gramos de cereales integrales por porción (tamaño de un pocillo de café).
• Preferentemente pan y galletas integrales y de bajo tenor graso.
• Aceites crudos.
• Bebidas sin azúcar, de bajas calorías. Las bebidas de bajas calorías deben consumirse en forma controlada.
• Evitar azúcares, dulces, golosinas y amasados de panadería o confitería. (todo tipo de alimentos con hidratos de carbono simples).
• Salvado de Avena. Para poder beneficiarse de sus efectos se requieren 3 g de fibra soluble al día, lo que equivale a 40 g de salvado de avena

El consumo de productos dietéticos y para diabéticos debe siempre ser controlado, consultado y recomendado por un especialista.


NOTICIAS RELACIONADAS
    <'?php related_posts(); ?>

Written by

No Comments Yet.

Leave a Reply